viernes, 4 de noviembre de 2011

Otra aficion 3 pero hoy viene con regalo.

HOY OS VOY A HABAR DE DOS TEMAS, EL PRIMERO ES UN CONCURSO AL QUE YO YA ME HE APUNTADO Y EL OTRO ES LA CONTICUACION DEL RELATO QUE EMPEZE A PUBLICAR EL 27 DE OCTUBRE.

UN BESO A TODAS Y PASAR UN BUEN FIN DE SEMANA.





CAPITULO 2

El consejo acogió con frialdad su decisión, aunque al decir la sorprendente noticia en la amplia tienda del comandante pudo comprobar cómo algunos de sus compañeros sonreirán complacidos; a pesar de ser un buen guerrero, algunos hombres se sentían incómodos ante su presencia, no estaban acostumbrados a compartir la gloria con una mujer. El regreso a casa no fue complicado, en un par de semanas se encontró contemplando los muros que rodeaban lo que en su día considero su hogar y que ahora simplemente era un recordatorio de su pasado.

 Tardo meses en acondicionar el castillo, cuando dejo la espada de su familia en la sala de armas se sintió por un momento libre de su promesa, de nuevo volvió a sentirse una dama, con el tiempo empezó a comportarse como tal. Esa nueva actitud le hizo ganarse un par de pretendiente que la visitaba con insistencia, a pesar de haberles dejado muy claro que jamás se casaría con ninguno de los dos.

Un día un mensajero llego al patio del castillo mientras ella se ejercitaba, pues aunque ahora no luchaba en los campos de batalla, seguía practicando con la espada, todavía le quedaba un enemigo a batir; el jinete se acerco a ella y preguntado de forma hosca por la señora de la casa, confundiéndola claramente con algún joven escudero.

- Eh, Chaval, busco a la señora de la casa.

- La tienes delante – contesto Susan, mientras se quitaba el yelmo dejando al descubierto su rostro, el mensajero se apresuro a disculparse por su brusquedad mientras bajaba del caballo y con  una torpe  reverencia le entregaba un sobre totalmente dorado, cuando ella lo tuvo en sus manos el mensajero dio unos paso atrás , no sin antes decirle que en un par de horas pasaría a recoger la respuesta, Susan lo miro algo extrañada, apresurándose a abrir el sobre mientras le indicaba que no se retirara.

- Si puedo te daré la respuesta ahora mismo. - Leyó el contenido de la carta con atención, era una invitación para una recepción en el castillo de uno de sus pretendientes, le extraño la formalidad, pero le dio de inmediato la respuesta al mensajero.

- Dile a tu señor que acudiré encantada.

El mensajero no dijo nada mas, asintió y esta vez con una grácil reverencia se retiro.

Susan estuvo inquieta durante todo el día, no sabía porque pero esa noche decidió ir armada, para ello escogió una pequeña daga que pertenecía a su hermano Ricardo, cuando estuvo totalmente vestida la oculto entre los pliegues de la falda. A media tarde estaba montando en el carruaje que su anfitrión había enviado, no le gustaba viajar de ese modo pero una dama no podía acudir a una fiesta montada en un caballo de guerra, se sonrió ante la idea mientras miraba el paisaje por las ventanillas, de pronto el cochero se desvió del camino, Susan se asomo para reprender al cochero, para su sorpresa la voz que le contesto le resulto de lo más familiar, era Jaime.

- No Susan, no vamos a casa del pedante ese que te corteja, hoy zanjaremos la cuestión que nos ha convertido en enemigos, no pienso tolerar que la situación siga así, hoy terminara nuestra disputa, el destino dirá si vivió o muertos.

Susan no discutió y se dejo llevar, allí encerrada no tenía nada que hacer, así que decidió reservar fuerzas, todo indicaba que iba a ser una noche muy larga, cuando llegaron a la fortaleza de Jaime, el patio bullía de actividad como si acabaran de llegar de un largo viaje, nadie dejo de hacer lo que estaba haciendo cuando el carruaje se detuvo ante las puerta de la torre del homenaje, tras unos minutos en los que ella dudo si quedarse allí quieta o bajar del coche ella sola, Jaime abrió definitivamente la puerta con una sonrisa en los labios.

- Querida, la cena está servida, supongo que no querrás compartirla con tu único enemigo, aunque te recomiendo que nos acompañes pues no estaremos solo, tenemos otro invitado que seguro está encantado de verte.- le dijo mientas estudiaba su atuendo de forma descarada, ella no se dejo intimidar, sabía que sus años como guerrera la habían vuelto más musculosa y su espalda era ligeramente más ancha pero seguía manteniendo el porte de una dama.

- ¿Por qué haces esto? estaba a punto de perdonarte la vida y vienes tú mismo a encontrarte con la muerte, no te entiendo. – le comento mientras bajaba del carruaje, arreglándose los pliegues de la falda, con el fin de ocultar lo mejor posible la daga que portaba.

- hago esto simplemente, porque me estabas olvidando y prefiero el odio al olvido – él la tomo del brazo mientras decía esas palabra guiándola al interior de la torre sin darle opción a contestar, continuo hablando – como te comentaba nos espera un invitado con el que has compartido campo de batalla, segurísimo que estará encantado de verte, porque siempre se ha considerado un gran amigo de tu familia.

- me tienes intrigada, quieres dejar de ser tan sumamente irónico y aclarar las cosas de una vez, estoy candada de tanto juego, solo quiero vivir en paz, he comprendido que algo en mi interior no me deja acabar contigo, pero sinceramente creo que está jugando con fuego, si me sigues molestando acabare cumpliendo la promesa que hice.

- eso es lo que quiero, que cumplas la promesa que hiciste, por eso estamos aquí.

Cuando entraron en el comedor, un individuo encapuchado y atado a una de las sillas los esperaba delante de una mesa preparada para dos comensales, Susan miro extrañada al prisionero pero no dijo nada pues ignoraba quien era, aunque su ropa le resulto de lo más familiar, conocía a ese hombre ¿pero de qué?, dejo que Jaime siguiera con su juego, este le indico su lugar en la mesa y apartando la silla, le pregunto.

                - ¿vino?

- Si un poco, gracias, creo que la ocasión lo merece, pero te vuelvo a repetir, déjate de juegos Jaime por favor, dime quien en ese hombre y que hace aquí.

- si tienes razón, semejante rata no nos va a dejar disfrutar de la cena, resolvamos este asunto de una vez por todas. – y sin más se acerco a la silla del prisionero y le quito la capucha.

Susan no pudo envidar dar un grito de sorpresa al conocer la identidad del hombre amordazado, era nada más y nada menos que el General Rodríguez, un intimo amigo de su padre que le había ayudado a convertirse en lo ahora era, pues había sido su adiestrador y en más de una ocasión le había salvado la vida en el campo de batalla, ¿pero qué hacia aquí? , Jaime le dio un puntapié a la silla y le dijo al general.

- Salude mi general, esta ante la presencia de una dama.

- No  hace falta que me des clases de educación, Ser Jaime, Susan es un ser muy querido para mi, mas no entiendo su presencia aquí, ella ya conoce la verdad, tu eres el asesino de su familia y creo que los motivos que te impulsaron a hacerlo no te absuelven, ella hizo una promesa que como mujer no puede cumplir, eso es todo, ¿Qué pretendes que me mate a mí en tu lugar? ¿Crees que con esto que está haciendo te volverá a amar? Tu intento está siendo de lo más inútil.

- No se crea general, Susan y yo hemos avanzado mucho, hace unos años no hubiera consentido sentarse en la misma mesa que yo, y míranos ahora, parece incluso dispuesta a escucharme, yo no digo que el tiempo lo cura todo, pero sí que enfría las cosas, mi intención con todo esto no es buscar el perdón, sino aclarar algún mal entendido y quitarle esa mascara de buena persona tras la que se escuda. Solo quiero que ella sepa que me vi obligado, que en ningún momento tenía pensado acabar con la vida de su familia, se perfectamente que en el momento en que levante la espada contra su hermano, la levante contra ella, solo quiero paz.

- Bonito discurso, me ha resultado conmovedor, si tuviera las malos libres le aplaudiría, pero que es lo que quiere que haga yo.

- quiero que le cuente a Susan lo que sucedió, quiero que ella conozca la verdad.

- Ya la conoce

Jaime negó con la cabeza, lentamente se acerco a su prisionero y le susurro.

- He tenido mucha paciencia, general, se le ha tratado con excesiva cortesía para ser un asesino, haga el favor de colaborar y cuéntele la verdad de una vez a mi invitada, creo que ya la ha utilizado bastante para su causa, ¿no cree que se lo debe? o le tiene miedo a la sentencia de muerte que va a firmar en el momento que empiece a hablar.

El general asintió ante las palabras de su captor pero no hizo ningún comentario, sin más comenzó su explicación con voz monótona.

No cuento nada nuevo cuando digo que aquellos días eran tiempos de paz, o por lo menos no existían ni matanzas, asedios, ejércitos ni campos de batalla en los que luchar, las batallas se libraban en otros lugares mucho más peligrosos, en los salones de la corte y allí tu familia era la mejor.

Tras decir eso miro a Susan con melancolía como si ante sus ojos estuvieran pasando las imágenes de aquellos días, ella se levanto de su asiento y sacando la daga de entre los pliegues de su falda le corto las ataduras con la intención de que estuviera mas cómodo, el le dio las gracias en un susurro y continuo su relato.

Tu padre y tu hermano no querían la paz, eran hombre de guerra o al menos eso pensaba yo al principio, luego descubrí que lo que era en realidad, lo que pretendía y deje de considerarlos hombres pues esas acciones solo podía realizarlas la reencarnación del mal, su mano estaba guiada por Satanás, si han bajados a los infiernos estoy seguro que es tu padre quien ahora ocupa el trono del reino de las tinieblas y no habrá mejor diablo, eso te lo puedo asegurar.

Susan se adelanto unos pasos con intención de golpear al general por lo insultos que estaba vertiendo sobre los muertos de su familia pero Jaime la retuvo cogiéndola de la cintura y obligándola a sentarse en una silla, le digo.

- déjalo que hable, luego si quieres puedes golpearlo todo lo que quiera, pero ahora déjalo hablar.

El general Rodríguez estaban tan absorto en su relato que pareció no darse cuenta de los hecho que ocurrían a su alrededor porque siguió hablando sin más.

La guerra se está fraguando en los salones, todos conspiraban contra el rey, cada bando tenía su candidato y como no tu familia tenía el suyo, tu hermano Ricardo, él aspiraba al trono por varios medios. Primero intento casarse con la heredera de la segunda casa con aspiraciones al codiciado sillón, pero no resulto la muchacha contrajo una extraña enfermedad y murió.  Así que tu familia comenzó a buscar otra manera de alcanzar su objetivo, buscaron aliados, engañaron, compraron e hicieron lo que hizo falta para ganarse la confianza de todos los que con posterioridad les pudieran serles utilices para realizar sus planes, pero las cosas al final se torcieron y la única vía que les quedo fue la traición.
¡planeaban una masacre¡ no sé como lo consiguieron pero reunieron a todos los herederos legítimos al trono en una cacería, eran unos grandes estrategas, pero no contaban con que a los amigos a los que tienes que pagar para poder considerarlos como tales, acaban vendiendo su amistad al mejor postor y eso fue precisamente lo que paso.
Alguno de nos nosotros acudimos a esas cacería sabiendo que acabaría convirtiéndose en una batalla, eliminar a tu padre no fue complicado yo era de su confianza lógicamente no sospecho nada cuando nos alejamos de los demás, clavarle el cuchillo en la garganta ha sido una de las cosas me difíciles que he hecho en mi vida, era mi amigo, pero se había convertido en otra persona, la codicia lo había trasformado hasta tal punto que ya no lo reconocía, la mirada de sorpresa que me dedico cuando se vio traicionado por el único amigo que él creía conservar, me persigue todavía por las noches. Tal vez por eso ayude a Susan en su venganza, sabía perfectamente que al final sería su espada quien acabara con mi vida, pero al menos sentía que tenía la obligación que mantener vivo el único rastro de honor que quedaba en su familia.

La silla se Susan cayó estrepitosamente al suelo mientras ella se abalanzaba sobre el general con la daga en la mano, Jaime que ya conocía su temperamento se adelanto a lo movimientos de ella y quitándole el arma de la mano, la intento tranquilizar.

- Te lo vuelvo a repetir, déjale que termine, siéntate por favor.

El general espero a que ella estuviera de nuevo sentada y continúo el relato, como si no hubiera ocurrido nada.

Ricardo no tardo mucho en darse cuenta que su padre había desaparecido , cuando atacamos el estaba ya preparado, lo que os separo no hubiera ocurrido si tu querido prometido se hubiera quedado en el bando que le correspondía, el no compartía las ideas de tu hermano y no conseguimos entender como acabo defendiendo la vida de tu hermano, inexplicablemente, fue uno de los caballeros que acabo con él en lo alto de la colina donde se refugiaron, tras un largo debate decidimos que la única manera de sorprenderlos era retirándonos y ocultándonos por el camino.
Ricardo y Jaime marcharon por el mismo sendero pasadas varias horas, iban discutiendo, lógicamente dos hombres tan distintos no podían comunicarse de otra manera, lo más probable es que no se pusieran de acuerdo ni de por donde salía el sol, al final de una frase pronunciada por tu hermano, Jaime se detuvo en seco y lo contemplaba horrorizado, yo estaba oculto tras unos arbusto, pude escuchar perfectamente la conversación.

- no me queda otro remedio que negociar con ella – iba diciendo Ricardo cuando llegaron a mi altura y Jaime detuvo su caballo.

- Ricardo, Susan es mía, se ha entregado a mí en cuerpo y alma, no dejare que la utilices para realizar tus planes, ella es inocente, he estado a tu lado porque el honor me impide ponerme en el bando contrario, se que tu causa es egoísta y si te interpones entre tu hermana y yo no me quedara otro remedio que matarte.

Ricardo comenzó a reír como un loco antes las palabras de Jaime.

- ¡acaso me estas amenazando¡ ¡tú¡ un caballero venido a menos que la única forma de conservar su fortuna es casándose con mi hermana, eso puedes ser que sea lo único que hizo bien tu padre antes de morir, engañar a mi padre para concertar el matrimonio con Susan, pero ten cuidado con lo que haces ahora porque mi padre yace en esa carreta que arrastramos y ahora el señor de la casa soy yo, lo entiendes mequetrefe, yo puedo hacer con ella lo que quiera porque por el momento es de mi propiedad y además esta tan ciega que sigue pensando que soy una buena persona, algunas veces creo que ella es la única persona que desconoce mi verdadero yo, me adora, así que ten cuidado con las amenazas que vierten tus labios porque pueden acabar con ese amor tan tierno que sentís el uno por el otro.

Jaime crispo el rostro incluso pude notar como la ira inundaba sus ojos, pero se contuvo, en ese momento sentí un gran admiración por él, Ricardo no pudo para de reír durante un buen rato hasta que se dio cuenta que estaba rodeado por todos nosotros. De repente, sin previo aviso miro a Jaime con todo el odio que puede destilar un ser humano y comenzó a increparlo.

- Maldito bastardo, has provocado esta parada para que nos emboscaran, ahora será mi perdición pero te aseguro que antes de caer te me llevare por delante.

Y sin mas desenvaino la espada y ataco a Jaime que justo le vino para esquivar el golpe, viendo que su vida peligraba no le quedo más remedio que defenderse, lucharon durante un buen rato y no te voy a decir quién gano, pues lo estás viendo en esto momentos ante ti, el acabo con la vida de tu hermano, pero fue en defensa propia.
Porque te lo he ocultado todos estos años, simplemente no lo sé, tal vez por puro egoísmo, tu ira era sobrecogedora y eso te hizo una estupenda guerrera para la causa, tal vez fui un egoísta que ha colaborado en arruinar tu vida, pero ha sido por un buen motivo, la paz.

- bonito final general, pero no justifica todas las cosas que ha hecho, me ha mentido durante todos estos años haciéndome perseguir a gente que no tenía nada que ver con mi venganza y yo como un perro de presa acababa con ellos simplemente porque los señalabas con el dedo, Al menos Jaime tuvo la decencia de decírmelo a la cara, pero que puedo decir ante su falsedad ¿Cómo tiene valor de insultar a mi familia?  Cuando me ha estado utilizando y engañando para su beneficio todos estos años, ¿quien se cree que es? No es más que un cobarde que no se vio con fuerzas de intentar disuadir a un amigo de una locura, Amigo dice, - tras esas palabras no pudo evitar echarse a reír – no sabe lo que significa esa palabra, un amigo hubiera buscado otros medios, no el asesinato – por un momento para su discurso y contemplo a los dos hombres que la miraban atentamente, Susan suspiro y sentándose lentamente dijo – aquí estoy ante los asesinos de mi familia, que graciosa puede llegar a ser la vida, justo los dos hombres que más he apreciado en mi vida han sido los causantes de encontrarme en estos momentos sola en el mundo, ambos merecéis morir pero no tengo fuerzas para hacerlo yo misma.

Lentamente se levanto de la silla y se encamino a la puerta, cuando llego al quicio de la puerta se dio la vuelta y con toda la determinación que anteriormente parecía haber perdido anuncio.

- General, alba será decapitado. Ser Jaime, tráigalo a mí fortaleza quiero que presencie la ejecución como testigo, mañana será el último día que quiero ver tu rostro, el amor que os he tenido y os tengo me impiden llevar a cabo mi promesa, me ha costado darme cuenta pero al final he comprendido que ni el odio más grande puede acabar con un sentimiento tan puro como el amor, mas espero que me entiendas el hecho de no poder llevar a cambo mi venganza no significa que te perdone.

Susan no espero a que este dijera nada y salió casi corriendo de la fortaleza.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Los relatos que escribes me dejan con ganas siempre de más, estoy deseando leer la tercera parte de éste y pienso también que podrías darle mucho juego. Tu blog me está gustando mucho y te sigo desde que lo empezaste, solo te puedo decir sigue así!! porque conseguirás muchas seguidoras :)

besitos!!

monica dijo...

Hola tienes un blog un super interesante ya te he leido y me encanta te sigo...

Paloma, Entre potis y dodottis. dijo...

EL concurso lo conocia..
el relato tiene buena pinta pero empezare por el principio..

buen fin de semana!

Ellen dijo...

que lindo el relato a ver como termina ejjeje un besito y sigue escribiendo asi de bien.
Ellen

LORENA dijo...

gracias por vuestro comentarios, el tercer capitulo para la semana que viene.

un besazo a todos

followme-around dijo...

Lo del concurso ya lo sbia:) Y el relato genial eres muy buena :) Muaá

www.followme-around.blogspot.com

besosmulticolor dijo...

Guauuu, pero menudo blog tienes, completito, completito.
Gracias por pasarte por el mio.
muchos besitos y feliz fin de semana

http://besosmulticolor.blogspot.com/

ATACADAS dijo...

Gracias!!!!! Yo también te sigo, me ha encantado el nombre de tu blog!!!
Beditos

La Gata dijo...

Muy chulo! Estoy deseando leer el desenlace, a ver qué pasa...coincido con el comentario anónimo, tiene muchas posibilidades...

Besitos